Hembras y sus enfermedades

Afortunadamente en este sistema son realmente pocas las enfermedades frecuentes. Aun así, mencionaremos las más comunes. La mayoría de los signos son muy semejantes, por lo que se trataran en general. Ahora bien, siempre visita al veterinario para que emita el diagnóstico y el tratamiento temprano y correcto de cada padecimiento.



Signos clínicos que notarás

Salida de líquido anormal de color opaco y/o maloliente por la vulva.

Orina anormal, mal oliente, de color lechoso u opaco.

Inflamación de la vulva.

Inflamación del vientre o abdomen.

Dolor a la palpación.

Vulva enrojecida.



Estos signos son muy similares a los de la piometra y la cistitis
Es una infección del aparato reproductor causada principalmente por la influencia hormonal, específicamente por la progesterona, la cual el organismo puede producir excesivamente, por una aplicación mal manejada o sobredosis.



Signos clínicos que notarás

Tu perra bebe mucha agua –polidipsia.

Orina mucho –poliuria.

Puede aparentar estar gestante, lo que se debe rectificar con el veterinario por ultrasonografía o radiología, según sea el caso. Sin embargo, toma nota:

–Radiología: No puede utilizarse en los primeros 15 días de la gestación, porque la radiación provoca malformaciones en los fetos.

–Ultrasonografía: Es un medio muy seguro que puede utilizarse en cualquier momento de la gestación, pues no afecta a los fetos, aunque es más caro y no todos los veterinarios cuentan con este servicio.



Tratamiento a seguir

Tu perra puede curarse sola en un periodo de cinco a ocho días, y no sufrir consecuencias posteriores; pero si persisten las molestias después de estos días, llévala al veterinario.

Si se cura sola, estrictamente en el celo inmediato que tu perra presente, deberá gestarse.

Sólo el veterinario puede diagnosticar y tratar este problema. Esto es muy importante que lo tengas presente.

Se puede practicar la radiología o ultrasonografía, según sea el caso.

Según sea el caso, también podrá practicarse la ovariohisterectomía –OVH o esterilización.

Es una infección e inflamación de la vejiga y/o de los conductos urinarios. Es multifactorial.



Signos clínicos que notarás

Orina lechosa, maloliente y pudiera presentar sangre.



Tratamiento a seguir

Sólo el veterinario puede resolver el problema.



Tumor venéreo transmisible –TVT. Es un tumor proliferativo que puede encontrarse en la vagina y la vulva, que se transmite directamente de las células tumorales durante el contacto sexual o social. Principalmente se contagia por el contacto con perros callejeros. Cabe mencionar que este tumor en específico no es exclusivo del aparato urogenital, ya que los perros que lo padecen lo transmiten a otros por contacto directo, lengüetazos o por el simple roce.



Signos clínicos que notarás

El TVT lo puedes encontrar solo o múltiple. Aparece como masas de consistencia suave, hemorrágicas, en forma de coliflor. El sitio más común es la vagina caudal o la vulva.

Los sitios extragenitales incluyen la piel, las cavidades oral, nasal, y el perineo, porque tu perra al lamerse los genitales toma células tumorales y, al acicalarse, se infectará otra parte del cuerpo e incluso a otros perros. Es altamente transmisible y agresivo. En este caso debes manipular a tu perra con guantes porque puedes contraerlo. Lo mejor es llevarla al veterinario para que confirme el diagnóstico.



Tratamiento a seguir

Este tratamiento sólo puede ser llevado a cabo por el veterinario.

Si es quirúrgico, el resultado puede ser eficaz en algunos animales si logra retirarse el tumor por completo. Sin embargo, después de la cirugía bastantes perras recaen en la enfermedad.

La quimioterapia puede utilizarse como un auxiliar de la cirugía o como procedimiento único, pero esto sólo puede determinarlo el veterinario.

Los tumores de mamas son unos de los más frecuentes en las perras. La detección temprana es la mejor alternativa para un tratamiento exitoso.




TUMORES MAMARIOS EN CANINOS


Los tumores de mama en las perras se ubican, según de qué país se trate, entre el primero y el segundo lugar en cantidad de casos de cáncer.


Hasta el momento no se ha podido demostrar que ninguna raza tenga mayor o menor predisposición a padecerlos. Sí aumenta la incidencia con la edad, siendo muy raros en perras menores de 5 años y con una incidencia máxima a partir de los 7 años.


No hay una causa definida para la aparición de tumores, pero sí se conocen factores que favorecen su desarrollo. Uno de ellos es el uso repetido de hormonas para alterar los ciclos normales de las perras, y otro es el fenómeno de la pseudopreñez. Las perras que sufren de este desbalance hormonal durante su vida tienen una excesiva estimulación de progestágenos y reiteradas retenciones de leche en sus mamas, lo que favorecería la aparición de tumores en la edad madura.


Lo que sí se ha establecido con certeza es la conveniencia de esterilizar a las hembras antes de su primer celo. Este procedimiento disminuye casi en un 80% la posibilidad de tener tumores de mama. Cuando se realiza entre el primer y el segundo celo la efectividad disminuye un poco, y después de los dos años ya no presenta ninguna diferencia significativa con las perras enteras. Este beneficio se debe a que un 80% de los tumores mamarios son hormono-dependientes, es decir que tienen receptores para hormonas, ya sean estrógenos o progestágenos, y su formación y crecimiento dependen de la actividad de estas sustancias. En las perras esterilizadas antes del primer celo, el tejido mamario no ha estado nunca expuesto a estas hormonas y por eso no pueden desarrollarse este tipo de tumores. El 20% restante son los tumores que no dependen de hormonas.


La mejor forma de prevención, aparte de la esterilización mencionada, es la detección temprana de los tumores. Cuando vas cada año a vacunar a tu mascota el veterinario hace una revisión completa del animal, y una de las cosas que se fija es en las mamas. Revisa una por una con los dedos buscando algún bulto, por más pequeño que sea. Tú también puedes hacer esto de vez en cunado mientras la acaricias o la bañas, y si encuentras algo que te parezca anormal ve en seguida a consultarlo con tu veterinario. Las perras con tumores de mamas no se sienten mal ni dejan de comer ni se ven decaídas, salvo en el caso de los carcinomas inflamatorios, así que no esperes ver nada de esto.


Los tumores pueden presentarse en cualquier mama, pero los dos últimos pares son los más afectados. En la mayoría de los casos hay más de una mama involucrada, que pueden estar o no del mismo lado. El tamaño es muy variable, pudiendo medir desde unos pocos milímetros hasta más de 15 cm de diámetro, y no se puede predecir la malignidad de la enfermedad basándose solo en el tamaño que presenta el nódulo. Cuando se detecta uno, es importante extirparlo lo antes posible por más pequeño que sea, ya que esperar a ver como evoluciona puede dar tiempo a la aparición de metástasis en caso de que sea maligno.


Se habla de tumores benignos cuando no tienen la capacidad de formar metástasis. No hay manera de saber por el aspecto a simple vista del tumor si éste es maligno o benigno, salvo en un tipo especial llamado carcinoma inflamatorio que es muy agresivo, maligno y doloroso y no da tiempo a ningún tipo de tratamiento. Algunos pueden presentar úlceras, y aunque esto no es un signo favorable, no necesariamente indica malignidad. Estas pueden producirse por roce con el suelo o por rascado, o por una gran agresividad local, pero sin que por eso se disemine la enfermedad.


El tratamiento de elección y el más efectivo es la cirugía. Generalmente el veterinario pedirá algunos exámenes previos. Es importante realizar un análisis de sangre, radiografías de tórax para detectar la presencia de metástasis pulmonares o una ecografía para ver el hígado y demás órganos abdominales. Si lo considera necesario también pedirá un electrocardiograma para determinar el riesgo quirúrgico, ya que casi siempre se trata de pacientes de edad avanzada. También revisará los ganglios linfáticos que drenan las mamas para ver si están afectados al tacto, pues esto cambia mucho la gravedad de la enfermedad.


En los perros no se justifica tomar biopsias, ya que dos nódulos en el mismo paciente pueden ser de distinto tipo y en general cuando se decide anestesiar al animal se sacan los nódulos completos al mismo tiempo. El veterinario determinará si también extirpará ganglios, otras mamas de la misma cadena o las dos cadenas completas. Una vez terminada la cirugía se toman muestras del tumor y se hacen análisis histopatológicos para determinar si la cirugía ha sido curativa o se debe hacer algún otro tratamiento paliativo, como la quimioterapia.


Existen otras alternativas de tratamiento como la homeopatía y la inmunoterapia. Si estás interesado en alguna de estas, háblalo con tu veterinario. En el caso de los tumores mamarios la cirugía es muy efectiva y es el tratamiento de elección, pero se puede combinar con alguna de estas otras formas para mejorar el estado general o la tendencia de un paciente a generar tumores. En el caso de que no pueda operarse por el tipo de tumor o por ser un paciente con alto riesgo, estas terapias cobran mucho valor para mejorar la calidad de vida y a veces prolongar la sobrevida de una mascota.

EL AMOR A UNA RAZA
 
Esta es una pagina de informacion para todos los amantes de esta maravillosa raza,entre todos podemos ayudar a su buena imagen.
Facebook botón-like
 
Publicidad
 
TIENDA
 
Todo el material que necesites para tu mascota la encontraras aqui ,

TE CONSEGUIMOS EL MATERIAL QUE NECESITES DE BUENA CALIDAD Y AL MEJOR PRECIO
Luchamos por una Raza
 
El APBT tiene una leyenda que le persigue entre todos podemos demostrar que el verdadero American pit bull terrier no es para nada agresivo con el ser humano,unidos de la mano lo conseguiremos.
WEB AMIGAS
 
http://www.faltariamas.com/
 
Hoy habia 1 visitantes (48 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=